25 jun. 2014

¡AMADO FRANCO DEBE DECLARAR!



Los abogados de 15 de las familias de la Corrala Utopía han solicitado este martes 24 de abril al juzgado número 3 de Sevilla la comparecencia de Amado Franco, presidente de Ibercaja, para que declare en relación a la Corrala Utopía.

Unos veinte días después de la ocupación del edificio conocido como Corrala Utopía, que llevaba abandonado más de dos años, Ibercaja, a través de una de sus sociedades, se hizo con la propiedad de las viviendas.

Maexpa, que era la empresa propietaria hasta entonces, denunció la ocupación de las viviendas días después de hacerse pública la noticia, a pesar de tener el edificio en completo abandono. Al pasar a manos de Ibercaja, ésta ratificó la denuncia siendo conocedora de que 36 familias sin recursos y con problemas de vivienda habitaban el inmueble.

Mientras las familias reclamábamos un derecho básico, Ibercaja ha estado 23 meses engañándonos tanto a nosotras como a las instituciones públicas con el único fin de echarnos a la calle y tener un edificio de viviendas vacío mientras cada vez más personas se ven sin hogar.

Sin embargo, el discurso del presidente de Ibercaja, Amado Franco Lahoz, era muy
diferente. En abril de 2013, en Cadena Ser, declaraba: “Es una utopía pensar que esas viviendas se van a vender en un plazo de 4 ó 5 años. Es preferible que esas viviendas estén ocupadas, pagando una renta de 100 euros, a que estén deshabitadas.”

Por todo esto, las vecinas de la Corrala Utopía, exigimos que Amado Franco se siente a declarar y explique claramente cuándo y cómo se hicieron propietarios del edificio. También nos parece imprescindible que exponga qué uso van a darle al inmueble – que lleva vacío desde el desalojo de las familias el pasado 6 de abril – ya que Ibercaja presume constantemente de su obra social, y que explique ante el juzgado cómo ha jugado tantos meses con nuestras vidas, sentándose a negociar con las familias mientras en los juzgados no hacía más que insistir en su voluntad de desalojar el edificio.

No podemos seguir permitiendo que la banca, una vez más, aplaste los derechos de las personas en pro de aumentar sus beneficios y sin ni siquiera dar explicaciones. Por tanto, ¡AMADO FRANCO DEBE DECLARAR!