8 mar. 2014

GRACIAS ZARAGOZA!

 
Los compañeros de Zaragoza se concentraron el pasado jueves en la sede central de Ibercaja. Al día siguiente de esta concentración, consiguieron reunirse con el Director General de Ibercaja, Jesús Sierra y con el Director de la sucursal central, Carlos Martín. Con el apoyo de diferentes movimientos sociales, asociaciones vecinales y partidos políticos, entregaron un manifiesto donde pedían la retirada de la orden de desalojo de la Corrala Utopía. La buena gente de Zaragoza, donde Ibercaja opera principalmente y tiene su obra social, le dice a esta entidad que se los van a encontrar de frente si continúan con la actitud que están manteniendo.


Ibercaja, una vez más, se ha mostrado reticente a cualquier tipo de solución dialogada, reafirmándose en el desalojo forzoso, aún cuando el Ayuntamiento de Sevilla y la Junta de Andalucía se encuentran en un proceso de negociación para realojar a las familias al margen del edificio, y después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos haya dicho que estas administraciones tienen que dar una respuesta concreta sobre el realojo antes del 11 de marzo.


Los directivos de Ibercaja, parecen querer justificarse ante las argumentaciones de los compañeros, diciendo que han puesto todo de sus parte para ayudar a las familias. Pero la realidad es que, tal y como les exponen los compañeros, nunca han mostrado una voluntad real de solucionar este tema, sólo de confundir y han renunciado a presentarse en las mesas de negociación en muchas ocasiones.


Los compañeros explican a los representantes de Ibercaja, que ante la evidencia de que el acuerdo entre administraciones sobre el realojo está ya hecho, y que sólo tienen que negociar cual va a ser la forma, es claro que las familias se comprometen a marcharse cuando estén realojadas todas y cada una de ellas, por lo que el desalojo forzoso no tendría ningún sentido.


Los directivos de Ibercaja dicen que trasladarán esta petición, pero no se comprometen a nada, mostrando una vez más la poca predisposición a que la paralización del desalojo sea efectiva. Por lo tanto, los compañeros que nos apoyan desde Zaragoza, les han transmitido que mantendrán las movilizaciones contra Ibercaja, que tal y como ellos mismos dicen “hace alarde de una obra social para la ciudadanía de la que es incapaz de atender a sus demandas”.


Desde la Corrala Utopía sólo podemos dar las gracias a los compañeros de Zaragoza, que siguen haciendo presión a Ibercaja, los que se mantienen en  que la Corrala Utopía sea desalojada de forma forzosa. Nosotras seguimos defendiendo nuestras casas, después de que la Delegada del Gobierno en Sevilla, Carmen Crespo, haya dicho que están esperando el momento más idóneo para desalojar, sin tener en cuenta lo dicho por el TEDH ni de que Junta y Ayuntamiento se comprometen a realojar a las familias.


Hoy, día 8 de marzo, las mujeres de la Corrala Utopía seguimos en la lucha, como siempre, como cada día, hoy no es un día de celebración, sino para seguir reivindicando  y peleando por nuestros derechos.

6 mar. 2014

LA CORRALA NO SE RINDE: UN PASO MAS

Ayer se produjo la tan esperada reunión entre el Ayuntamiento de Sevilla y la Junta de Andalucía con la mediación del Defensor del Pueblo Andaluz sobre el futuro de la Corrala Utopía. El resultado, sobre el que se informó ayer en las redes sociales, es que las dos administraciones comienzan unas jornadas de trabajo para encontrar soluciones y realojar a las familias. No sabemos muy bien en que va a consistir esa comisión de trabajo, ni tampoco cuáles van a ser los criterios o metodología a seguir, de ahí nuestra expectación. 
Hoy también nos hemos encontrado con una resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en la que se insta a las administraciones públicas a informar sobre una solución antes del 11 de marzo. Sin duda son buenas noticias, máxime cuando el TEDH obliga al Ayuntamiento y a la Junta de Andalucía a responder como van a afrontar el realojo de las familias.


Sin embargo, la palabra que se nos viene a la cabeza es incertidumbre. Lo cierto es que podemos ser desalojadas en cualquier momento, la policía sigue pasando y el asedio es ya demasiado grande. Es necesario que se aclare la situación sobre el desalojo. La buena voluntad no es suficiente, no se puede vivir pensando que esa policía que no deja de pasar por el edificio, puede pararse en cualquier momento y sacarnos de nuestras casas. Es simplemente inhumano.


Así, queremos manifestar que por una parte nos alegramos que finalmente el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, haya decidido sentarse a hablar este tema con la Consejera de Vivienda, Elena Cortés, pero los políticos tienen que entender que sus tiempos no son nuestros tiempos. Por todos es conocido cuales son nuestras condiciones de vida, sin agua, sin luz, pero estas condiciones se han agravado aún más, durmiendo en el suelo, sin muebles, con los niños pasando miedo por lo que pueda pasar. Queremos soluciones y las queremos ya.


Por tanto, seguimos en pie de guerra, con nuestra acampada, donde os pedimos el esfuerzo de seguir viniendo y durmiendo aquí, necesitamos más gente que defienda la Utopía con nosotras. Queremos que se haga ruido, tiene que haber presión en la calle, que se diga bien alto LA CORRALA NO SE RINDE!

3 mar. 2014

LA CORRALA SE HACE MAS GRANDE: LA ACAMPADA PERMANENTE


El viernes 28 algunos ciudadanos que se acercaron a la Corrala Utopía decidieron acampar junto al edificio para mostrar su apoyo. Desde entonces, la acampada ha ido creciendo a pesar de que la policía no deja de intimidar con su presencia. El día anterior, en la concentración que se convocó tras conocerse que el desalojo podría producirse en cualquier momento, se sospecha que había policías de paisano, alguno de ellos preguntó si se convocaría acampada para quedarse esa misma noche. Cuando empezaron a aparecer las primeras tiendas, llegó una patrulla policial que no era del barrio. Eran policías que venían de la comisaría de Blas Infante, preguntando si había niños, el por qué de las tiendas y diciendo que se quedarían cerca dando vueltas. La situación actual es que diferentes patrullas van pasando cada diez minutos, sobre todo de noche.

La policía tiene que saber que esta estrategia no nos intimida y que no tememos el momento del desalojo. No lo tememos porque después de una lucha de 21 meses, sufriendo todo tipo de acoso, seguimos con la misma determinación y fuerza, convencidas de que este es el único camino. No estamos solas, tenemos mucha gente que nos apoya, que se deja tiempo de sus vidas para acampar con nosotras, para estar a nuestro lado, luchando, resistiendo… Necesitamos llenar toda la plaza y seguir y seguir, que haya más gente, que esta acampada se vea y se sienta desde todos los rincones. La Corrala no se rinde! la Corrala se hace más grande y ocupa más espacios, la plaza, nuestra plaza, debe estar llena de tiendas como una extensión de nosotras mismas. Acudid a la acampada, os queremos a nuestro lado!



Esta semana tenemos un momento importante, la reunión que mantendrán Junta de Andalucía y Ayuntamiento el miércoles 5 a las 10 de la mañana en el Ayuntamiento. Os convocamos a las puertas del mismo, donde estaremos las vecinas y esperamos una vez más vuestro aliento.

Mientras tanto, la vida sigue en la Corrala y en la acampada permanente, donde todos los días a las 20 horas, os esperamos para concentrarnos, charlar un rato y ver las novedades. Acampad, venid, apoyad, difundid!! La Corrala no se toca, la Corrala no se se rinde, la Corrala no se va!!

1 mar. 2014

NO SOMOS EXTRATERRESTRES

NO SOMOS EXTRATERRESTRES

No dejamos de recibir apoyos pero también se ha visto intensificada la campaña de desprestigio por parte de cierta prensa, concretamente el ABC, que con mentiras y engaños pretenden dar una imagen falsa a la ciudadanía sobre la Corrala Utopía. Esta claro que está muy relacionado con el posicionamiento que siempre ha tenido el Ayuntamiento de Sevilla, y por lo que ya hemos sido protagonistas de los cuentos de fantasía del ABC en más de una ocasión. Sin embargo, ahora, en la recta final, donde estamos pendientes de un desalojo inminente, pero donde todavía no está todo dicho, se ven en la necesidad de manipular mediáticamente para intentar doblegarnos. Después de todo, debe ser que no somos un enemigo pequeño.

Dice el Ayuntamiento que no por pegar una patada en la puerta vamos a tener más derecho a una vivienda, haciendo referencia a las listas de espera. Ignora el Ayuntamiento que la Corrala Utopía se formó con mucha gente que había pasado por todos los recursos y registros de demandantes de vivienda habidos y por haber, que incluso algunos de ellos habían sido desahuciados de viviendas de Emvisesa. La patada en la puerta es la única opción que se dejó a algunas vecinas que durante más de un año han buscado ayuda en las Unidades de Trabajo Social y directamente con Dolores de Pablos, quién aseguró que no se quedarían en la calle, pero finalmente esa ayuda nunca llegó.

Nos preguntamos si el Ayuntamiento tiene cerca de 400 viviendas vacías sin adjudicar por qué no hace uso de ellas, para que avancen esas listas de espera que dicen nos pretendemos saltar. Ignora una vez más el Ayuntamiento que existen mecanismos por los que en situaciones de emergencia social se hacen realojos en viviendas públicas. Nuestra situación es claramente de emergencia.

Tenemos que recordar que el Ayuntamiento nunca ha mostrado ninguna sensibilidad hacia este colectivo de ciudadanas en exclusión social, y no ha hecho otra cosa más que incrementar nuestro sufrimiento, mostrándose claramente del lado de Ibercaja. Lo hizo cuando nos dejó sin agua y presionó a Endesa para que nos cortara la luz, también cuando dijeron que los servicios sociales retirarían a los menores que se encontraban viviendo en la Corrala, por hacerlo en condiciones infrahumanas, situación que ellos mismos provocaron.

En un nuevo ejercicio de cinismo tienen la osadía de decir que no hay niños en la Corrala Utopía, que se han marchado y que no quedan familias con necesidades de vivienda. Como los mismos niños dicen, ¿entonces los niños que viven en la Corrala que son extraterrestres? Nuestros niños, con sus familias siguen en la Corrala Utopía porque es su casa, es donde viven, y ni un desalojo inminente podrá cambiar eso.